viernes, 27 de marzo de 2009

George Bush, ¿ante un nuevo Vietnam?

x Sergio Cáceres - periodista y escritor boliviano, co editor del quincenario "El Juguete Rabioso"

Ronald Rumsfeld se empeña demasiado en explicar que Irak no se parece, ni se va a parecer, en nada a Vietnam. "Allá no hay selva" ha dicho (1). Sin embargo, la situación que se vive en la ocupada Irak, los constantes ataques a las fuerzas invasoras, las declaraciones de soldados estadounidenses y británicos y el despliegue de tropas hacia Irak no dejan de evidenciar más de un parecido, sobre todo por la tensión que está provocando la prolongación de una guerra cuyo final fue declarado el 1 de mayo por George W. Bush.

De entonces a la fecha han pasado casi 100 días y se ha calculado que 60 soldados del ejército invasor ha muerto a manos de la resistencia iraquí y diariamente se tienen noticias de acciones exitosas en contra del ejército invasor. EEUU intenta minimizar estos hechos atribuyéndolos a grupos interesados en desestabilizar el país que estarían conformados por elementos del antiguo partido gobernante Baaz y terroristas internacionales "que creen que pueden usar Irak como el lugar para armarse e infligir daños, o quizás fortalecerse para venir y atacar a estadounidenses en otros sitios" (2).

Para algunos analistas, lo que está haciendo la administración Bush es ocultar una realidad que se hace evidente a diario: la existencia de una resistencia organizada que está llevando a cabo una guerra de guerrillas con relativo éxito.

En una entrevista, el especialista Mohamed Hasan (3) ha explicado que actualmente se ha constituido una resistencia nacional iraquí que busca el fin de la ocupación. Esta resistencia reúne a diversos grupos políticos y religiosos, algunos de ellos antagonistas, que han antepuesto a cualquier línea o principio el desalojo del ejército invasor. "Todas las demás cuestiones que pueden dividir a los iraquíes son ahora secundarias ante una ocupación ilegal que viola la carta de Naciones Unidas", dice Hasan.

Para Hasan, una de las causas que está logrando esta unificación de la población iraquí en contra de los invasores es la brutalidad con que actúan. "Los estadounidenses están cegados por su chovinismo. Sus militares han llegado a violar y a matar a mujeres iraquíes. Entran en las casas, las saquean y lo pisotean todo; entran en las habitaciones de las mujeres, lo que es la peor ofensa que se puede hacer en la cultura iraquí. Sadam Husein tenía razón en decirles a los iraquíes cuando los estadounidenses estaban a las puertas de Bagdad: ‘Veréis la verdadera naturaleza del colonialismo y no lo consentiréis’". A esto se añade la desesperación de la población ante problemas inmediatos como la escacez de servicios (luz, agua, etc) y la ausencia de esa libertad y democracia que tanto pregonaron los supuestos libertadores

Panorama de la resistencia

"Resistencia y Liberación de Irak", cuyo primer pronunciamiento data de abril del presente año, es decir antes de que Bush diera por concluida la guerra, está considerado como uno de los principales grupos de resistencia. Además de realizar permanentemente acciones en contra del ejército invasor, también ha logrado la adhesión de las Brigadas al-Faruq, organización islámica iraquí de resistencia militar y de la Organización Naserista de Iraq (4). La dirección de Resistencia y Liberación, según los comunicados que emite, recae en Taha Yasin Ramadán, ex vice primer ministro de Irak.

Reciéntemente otro grupo de resistencia se dio a conocer, el autodenominado Ejército de Mahoma que afirma contar con cinco mil combatientes. Este grupo ha afirmado que pretende llevar adelante un gobierno similar al de Saddam pero sin él (5).

No existen datos certeros acerca de cuántos grupos actúan resistiendo a las fuerzas invasoras ni de cual es el grado de unidad entre estas, pero está claro que en las manifestaciones que suceden a diario en Irak se dan cita desde fieles del partido Baaz hasta socialistas anteriormente proscritos por el régimen de Saddam.

La situación es confusa y, según Hasan, otro de los problemas para los invasores es el no poder detectar las mil y una maneras de comunicarse de la población iraquí. "Han querido recoger las armas en poder de los iraquíes: han recuperado 250 armas y algunas viejas bombas. Ahora bien, el gobierno iraquí había entregado ¡seis millones de armas a la población justo antes de la guerra! Han prometido una victoria rápida a sus soldados pero es todo lo contrario lo que se perfila", afirma el analista.

Guerra de guerrillas en Irak

Craig B. Hulet, veterano de Vietnam que perdió a casi toda su unidad entre 1969 y 1970 es todavía más osado en sus análisis y críticas. Para este militar retirado, EEUU se está enfrentando a una guerra de guerrillas preparada de ante mano y que tiene la capacidad de resistir por más de una década en combate. Hulet también critica que el gobierno norteamericano, así como los medios de prensa, insistan en no hablar de ese tema. "Van a persistir en calificar a esta ‘guerra de guerrillas’ de una revuelta, o van a hablar de saboteadores, de agitación extranjera y de patéticos residuos de ‘partidarios de Sadam’, es decir la teoría del último soplo. Consideramos que se trata de una creciente guerra de guerrillas con todos los principales componentes, planificada desde el comienzo, antes que Bush y Blair lanzaran esta guerra, antes que EEUU estuviera preparado para el verdadero resultado. La guerra aún no ha comenzado", ha reiterado en más de una ocasión el veterano (6).

Para Hulet, EEUU está obligado a incrementar más y más su tropa, sólo para poder permanecer en Irak y aún así las condiciones para alcanzar el éxito serán nulas. "Exactamente como la guerra de Vietnam, que escaló de unos 50 ‘consejeros’ bajo el presidente Kennedy a un aumento automático año tras año hasta llegar a 1,3 millones de estadounidenses combatiendo a las fuerzas de Ho Chi Minh. Tendremos que hacer lo mismo o mejor nos vamos ahora mismo", ha señalado.

La sombra de Vietnam

Otro de los problemas que enfrenta el ejército invasor, y que alimenta la idea de un nuevo Vietnam, es la situación de su tropa. Según testimonios recogidos por el Evening Standard, el 23 de junio de 2003, los soldados están viviendo estados de tensión y de locura a causa de los ataques sorpresivos constantes. A menudo necesitan asistencia psiquiátrica y, según pasan los días, su odio hacia la población se transmite en acciones crueles. Pero así como manifiestan su odio hacia los iraquíes, también están comenzando a criticar a sus superiores que les prometieron una salida rápida. Uno de los testimoniados, el cabo Castillo, señala en dicha publicación : "Estamos más enojados con los generales que toman estas decisiones y que nunca han puesto el pie en el terreno y a los que no les disparan o que no tienen que contemplar estos cuerpos sangrientos y los cadáveres calcinados y los bebés muertos y todo ese tipo de cosas".
Para Mohamed Hasan no es descartable que se puedan dar revueltas dentro del ejército norteamericano, ya que éste se encuentra dividido en clases. Los oficiales estadounidenses se encuentran instalados en hoteles que cuentan con aire acondicionado. "Pero los soldados rasos, hijos de obreros, que se asan dentro de sus equipos entre 45 y 55 grados a la sombra, hostigados por los partisanos iraquíes, detestados desde el niño hasta la abuela, no van a soportar esto mucho tiempo" (7).

Craig B. Hulet es terminante al afirmar que el único modo de que la guerra termine es que EEUU se retire de Irak. "Como en Vietnam, como en Libia cuando Mussolini ocupó ese país, como en Sudán contra el Imperio Británico, como en todo país que ha confrontado a una fuerza guerrillera en el suelo equivocado, ningún ejército extranjero convencional ha derrotado a una fuerza guerrillera local de cierto tamaño". Al respecto, Hasan ha explicado también que en Vietnam del Sur los estadounidenses disponían de un ejército de apoyo de un millón de vietnamitas, de una red de agentes y policías vietnamitas y de cierta base social, limitada pero existente. En Iraq, dice Hasan, esta base no existe.

Bush y el precio de la guerra

El número de muertos estadounidense que se incrementa según pasan los días es un factor preocupante para George W. Bush, quien está empeñado en lograr la reelección el próximo año. En ese plano, las cosas se le están poniendo difíciles.

El pasado 8 de agosto, 600 familias de militares desplazados a Irak se han unido en la organización Military Families Speak Out ("Familias de Militares Hablan Claro"). Esta organización presentará la próxima semana la campaña "Devolved a nuestras tropas a casa", en la que expresan su preocupación por las condiciones de seguridad y el estado físico y mental de las tropas de EEUU que sirven en Irak, y el rechazo de éstas a matar iraquíes. Las familias afirman que varios soldados se han suicidado en Irak (8).

Y aunque Bush todavía no se ha pronunciado al respecto, sí se sabe que está negociando con diversos países la conformación de una fuerza multinacional, a fin de poder sostener su guerra en Irak sin una presencia tan grande de estadounidenses (9). Según una información de la agencia IPS, EEUU ha ofrecido dinero y armamento militar a India, Turkía y Pakistán a cambio de soldados. Esta misma fuente asegura que hasta el momento EEUU cuenta con el apoyo comprometido de España, Polonia, Ucrania y Japón, y que asimismo espera pequeñas unidades de Filipinas, Hungría, Rumania, Letonia, Estonia, Eslovaquia, Mongolia, Honduras, El Salvador, República Dominicana y Nicaragua. Asimismo, cuenta con apoyo logístico de Italia, Holanda, Noruega, Portugal y Corea del Sur.

Sin embargo, este aporte de tropas puede representar otro factor adverso ante la opinión pública, ya que el aporte será pagado por los contribuyentes estadounidenses y la cuenta, desde luego, no va a ser baja. Sólo a Pakistán, EEUU ha ofrecido 3 mil millones de dólares, la mitad en armamento, a cambio de sus tropas; también acordó pagar 240 millones de dólares a Polonia por su contingente de unos 9.000 soldados (10).

Hasta el momento, el Pentágono ha estimado que los gastos para la ocupación de Irak, entre enero y agosto, alcanza la cifra de 58 mil millones de dólares (11), gasto que equivale al presupuestado por el Congreso de EEUU para el desarrollo de la "Guerra Contra el Terrorismo" en todo el mundo (incluidas las acciones en Afganistán). Es decir, la guerra está saliéndole cara a George W. Bush, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayoría de la población mundial ha expresado su tajante oposición a la invasión a Irak.

Si sumamos a esto las denuncias de torturas a prisioneros de guerra iraquíes, los asesinatos de civiles, los desaparecidos, las violaciones perpetradas por soldados norteamericanos contra mujeres iraquíes tenemos entonces que el atolladero que tiene que vencer Bush se está complicando cada día.

Para Craig B. Hulet, el panorama es absolutamente adverso a los EEUU. "Es una guerra en la que nos ha metido Mr. Bush y no terminará en una década, tal vez ni siquiera en una generación. Y no importa cómo termine, la historia perseguirá de nuevo a EE.UU. con la horrenda pregunta autorreflexiva: ‘¿Qué estamos haciendo allá’. Y discutiremos, ¿haremos otro concurso?, sobre dónde colocar un monumento más a los muertos, aunque realmente sea un monumento al estadista fracasado que libró otra guerra mal orientada en nuestro nombre".

Notas:

1. Declaraciones del Secretario de Estado de EEUU, Donald Rumsfeld, difundidas por la prensa internacional el 2 de julio de 2003.
2. George W. Bush, en declaraciones a CNN, el 8 de agosto de 2003.
3. Entrevista realizada por el periodista David Pestieau y difundida por el Center for Resarch on Investigation, 25 - 7- 2003. Mohamed Hassan, marxista etíope, es especialista en Oriente Medio. Trabajó como diplomático en su país y en la actualidad reside en Bélgica donde ejerce como profesor. Es autor de varios artículos sobre Arabia Saudí y el origen del wahabismo; sobre los Hermanos musulmanes de Egipto y sobre las relaciones entre el Islam y la lucha contra EEUU en Oriente Medio.
4. CSCAweb (www.nodo50.org/csca), Nota informativa del 25 de junio de 2003.
5. Información de Agencia France Press, del 10 de agosto de 2003.
6. "Esta guerra de guerrillas puede durar una generación", Craig B Hulet, 30 de julio de 2003, publicada orginalmente en : Information Clearinghouse y reproducida en www.rebelion.org. Craig B Hulet, veterano de Vietnam, fue asesor especial del congresista Jack Metcalf (Retirado) y periódicamente asesor de ATF&E del Depto de Justicia/Seguridad Interior de EEUU Es autor de The Hydra of Carnage: Bush's Imperial War- making and the Rule of Law: An Analysis of the Objectives and Delusions of Empire, www.craigbhulet.com
7. Ver nota 3.
8. La Vanguardia, 8 de agosto de 2003 .
9. Actualmente en Irak se encuentran 150 mil soldados estadounidenses. IPS, agosto 2003
10. Thalif Deen, IPS, agosto 2003.
11. Dov Zakheim, máximo responsable presupuestario del Pentágono, en declaraciones a Associated Press del 12 de agosto de 2003.

21/08/03

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal